Navidad y fin de año en Londres

Navidad y fin de año en Londres Dejar un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 voto, promedio: 4,67 sobre 5)
Loading ... Loading ...
Navidad y fin de año en Londres
Una preciosa época para viajar a Londres

La locura de la Navidad londinense empieza el día once de noviembre, día en el que se encienden las luces que decoran toda la ciudad.

Cada año algún famoso es el encargado de encenderlas delante de un grupo de compradores con ganas de arrasar las tiendas y ver alguna que otra cara famosa. Las luces más llamativas son las de Oxford Street y las de Regent’s Street, vale la pena acercarse para verlas.

Tradiciones navideñas

Durante el periodo de espera a la llegada de las fiestas las tiendas de toda la ciudad sacan a la calle sus mejores productos para ponerse las botas en esas fechas señaladas.

En los supermercados y pastelerías se empiezan a ver los productos ingleses típicos como los “mince pies”, unos pastelillos recubiertos de azúcar glace y con un relleno de frutas secas emborrachadas con “sherry”; también el “Christmas pudding”, otro postre típico navideño también hecho a base de frutos secos y cargado de sabor.

A la espera de las fiestas, la gente  decora sus casas con árboles de Navidad. En la entrada de sus casas ponen una ramita de muérdago bajo la cual, si dos personas se encuentran, están obligados -según la tradición- a besarse en los labios.

Nochebuena en Londres

Al llegar la Nochebuena (Christmas Eve) las familias se reúnen y van a misa (solo en el caso de ser cristianos, ya que hay que recordar que Londres está poblado de una gran masa de gente perteneciente a otras religiones).

Esa noche los niños deben irse a la cama temprano y deben dejarle a Santa Claus al pie de la chimenea un par de “Mince pies” (su postre preferido), una copita de “sherry” y una zanahoria para los renos que arrastran el trineo de una casa a otra durante toda la noche. Este es un gesto por parte de los niños de agradecimiento por los regalos que este les va a dejar metidos en los calcetines colgados de la chimenea.

El día de Navidad

A la mañana siguiente los niños se levantan pronto para abrir con ansias los regalos. Solo se les permite abrir, sin la presencia de los padres, los regalos que se encuentran en el interior de los calcetines. Una vez los padres se levantan, se pueden abrir los demás regalos, aunque algunos se cargan de paciencia y esperan a que la familia llegue a la hora del banquete para abrirlos en compañía.

Después de los regalos, generalmente la tradición es de salir a la calle, bien sea para dar un paseo con la familia o para irse a patinar a alguna de las muchas pistas de hielo que hay en Londres (Somerset House, National History Museum, Hyde Park, etc).

Las familias se tienen que organizar en coche o a pie ya que ninguno de los transportes públicos está en marcha el día de Navidad y el día veintiséis (Boxing Day), también festividad nacional. Muchos otros optan por quedarse en casa a escuchar el discurso de la reina que tradicionalmente empieza a las tres de la tarde.

A la vuelta a casa, ya con toda la familia, se sientan a comer inusualmente tarde, entre las tres y las cuatro de la tarde, para degustar los deliciosos platos de pavo con los varios stuffings (rellenos); salsas, como por ejemplo la “bread sauce” y, para culminar el banquete, el “Christmas Cake” o “Christmas Pudding”.

La tradición de cómo comerlo es ponerle una moneda dentro y empaparlo bien de brandy para después flamearlo. Una vez el alcohol se ha consumido y las llamas han desaparecido se disponen a comerlo. La persona que se tropiece con la moneda va a ser, según la tradición, la más afortunada durante el año siguiente.

Boxing day

Boxing Day, el día después de Navidad, es festivo en Inglaterra. El nombre de esta festividad proviene de las cajas (boxes) que antiguamente se tenían en los comercios a modo de bote de propinas.

Esa caja estaba hecha de barro y la costumbre era la de romperla en ese día y repartir la cantidad entre los trabajadores del negocio. Hoy en día el nombre se conserva, pero no la tradición.

En su lugar, durante ese día las familias se vuelven a reunir y se comen los restos del día anterior en una mezcla llamada Bubble and Squeek, que aparentemente sabe aun mejor que la comida de Navidad.

Al acabar la comilona y el pastel es tradicional ver algún partido de fútbol o rugby, ir a las carreras de caballos o incluso participar en la caza del zorro (ahora prohibida casi por completo). Las rebajas más grandes del año comienzan este día y hay quienes escogen hacer shopping durante el resto del día.

Fin de año

Una vez las fiestas principales han acabado solo queda esperar el cambio de año. Mientras esperan al día 31 hay otras muchas tradiciones que los ingleses siguen, como por ejemplo, llevar a los niños a ver marionetas, seguir comiendo los dulces tradicionales de las fiestas, y otras actividades.

La llegada del fin de año no acarrea tantos compromisos familiares como la Navidad, la mayor parte de la gente celebra su fin de año rodeado de amigos.

Otros intentan verlo desde el Big Ben, lo cual se convierte en una misión imposible a menos que esperes bajo los pies del gran reloj largas horas. Los hay que lo pasan en  Trafalgar Square u en otras plazas. La gente suele arreglarse de fiesta y salir hasta las tantas y al día siguiente simplemente descansan.

El fin de las celebraciones llega el 6 de enero, día en el que oficialmente se quitan las decoraciones de Navidad.

Enlaces relacionados

Navidad en Londres

Comparte este reportaje

Comentarios

Cuentanos tu experiencia:

(requerido)

(no se publicará) (requerido)


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>